El Museo del Gas de la Fundación Gas Natural abrió sus puertas el 13 de diciembre de 2011, aunque no se inauguró hasta el 11 de enero de 2012, con la presencia de Artur Mas, Presidente de la Generalitat de Cataluña.

Gas Natural hasta el 2006 tenía una exposición permanente sobre la historia del gas y de su empresa en su sede de la avenida del Portal del Ángel de Barcelona. En 2006 trasladaron la sede al el barrio de la Barceloneta y surgió la idea de hacer un museo más grande sobre la historia del gas. Se decidió ubicar en un edificio propiedad de la compañía en Sabadell.

La ciudad de Sabadell, con un fuerte pasado industrial vinculado al sector textil, también mantiene una larga tradición con el gas. A finales del siglo XIX había en la ciudad varias fábricas de gas, como la Fábrica de gas de Prats y Benessat (construida por Claudio Gil) o la Fábrica de gas de La Energía. Además, fue la segunda ciudad catalana, diez años después que Barcelona, ​​que tuvo un alumbrado por gas, concretamente desde 1852.

Antecedents

Antecedentes

El año 1977, la inquietud cultural de la compañía, por entonces Catalana de Gas y Electricidad, S. A., es el motor que pone en marcha una primera exposición permanente sobre el gas en la sede histórica de la sociedad, en la Avenida Portal de l’Àngel 22, de Barcelona. Aquella primera exposición presentaba la evolución histórica de la energía del gas y mostraba las características y aplicaciones del gas natural como energía limpia eficiente y respetuosa con el medio ambiente. Con la misma inquietud, el año 1987 se creó el Archivo Histórico con la finalidad de preservar y difundir el patrimonio gráfico y documental.

El año 2004, la Fundación Gas Natural Fenosa asume la gestión, preservación y difusión del patrimonio histórico de Gas Natural Fenosa, creando el Centro de Historia como un instrumento para dinamizar, investigar y difundir el patrimonio histórico de la compañía.

En el año 2006, se clausura la exposición debido al cambio de domicilio social de la empresa a la Plaza del Gas del barrio de la Barceloneta, en el mismo lugar donde había habido la primera fábrica de gas de España. El mismo año, se aprueba el proyecto por parte de la Fundación Gas Natural Fenosa y el Ayuntamiento de Sabadell, que culmina el otoño del año 2011 con la puesta en marcha del Museo del Gas.